Contexto del proyecto

Imprimir la pagina / Print this page

 

El marco socio-económico en el que se contextualiza la intervención del proyecto
Eurocentros del Mar se caracteriza por los siguientes aspectos:
Modelos de urbanización suburbial en amplias zonas de los Poblados Marítimos de la
Ciudad de Valencia y entornos urbanos degradados.
Evolución demográfica reces iva del conjunto de los Poblados Marítimos, como evidencia el
que entre 1970 y 2001 la población de derecho residente en dichos Barrios disminuyera,
habiendo pasado en términos absolutos la población de 63.528 habitantes a 58.376 en 2001.
Estructura poblacional marcada por la tendencia hacia el envejecimiento paulatino de la
población. (el 30% tienen 55 o más años)
Tasa de Ocupación (ocupados efectivos sobre el total de población activa)
significativamente menor que la T. de Ocupación del conjunto municipal, lo que provoca
que las Tasas de Desempleo sean en los Poblados Marítimos más elevadas (un 3.7% más
alta) que en el resto de la Ciudad. Por sexos, el paro femenino alcanza una tasa del 32%, que
en algunos Barrios alcanza hasta el 40.7% como en Nazaret. El desempleo afecta también
de forma alarmante a los jóvenes. El 6.3% de la población activa total se encuentran en
situación de parados sin experiencia laboral previa.
Nivel de eventualidad relativamente mayor que el conjunto municipal (+ 4%), con altos
niveles de precariedad en el empleo e inestabilidad, especialmente entre los jóvenes (s e
estima en un 7.4% la población que trabaja "en lo que salga").
Niveles de renta familiar precarios, estimándose en un 22.6% la población que declara no
poder cubrir satisfactoriamente sus necesidades básicas (ropa, alimentación y vivienda).
Niveles de instrucción de la población inferiores al resto de la Ciudad de Valencia, con un
23.3% de la población sin estudios de ningún tipo, frente al 16.4% del conjunto municipal.
Alto nivel de delincuencia, agravado por el alto nivel de drogadicción existente,
especialmente entre los jóvenes.
Para estos colectivos las perspectivas de futuro pasan inequívocamente por el esfuerzo
solidario de toda la sociedad por articular estrategias personalizadas de inserción social y
laboral. No se trata solamente de cualificar en un oficio concreto y específico dotándoles de
conocimientos y habilidades profesionales, s ino más bien, o más antes, de dotarles de las
herramientas personales, las habilidades, las actitudes y valores necesarios para que tengan
la oportunidad de acceder a un empleo donde aplicar sus capacidades personales y
profesionales.
La neces idad de dar respuestas personalizadas a problemas individuales que alcanzan el
rango de sociales por su dimensión cuantitativa nos lleva a plantearnos la necesidad de
intervenir integralmente desde un principio de corresponsabilidad social por el empleo.
Romper la situación de marginalidad de los colectivos a los que se dirige esta acción,
depende de la capacidad para generar expectativas de futuro, para proporcionarles
oportunidades reales de inserción sociolaboral que pasan ineludiblemente por la creación y
mantenimiento de un entorno de recursos formativos adaptados a sus características y
peculiaridades.